Combustible sintético

Prueban vuelos más amigables con el medio ambiente

Con el objetivo de ofrecer vuelos amigables con el medio ambiente, KLM utilizó una mezcla de 500 litros de combustible sintético sostenible.

eMag Viajando Chile -->

Por primera vez en todo el mundo en la historia de los vuelos, KLM operó un avión de pasajeros con combustible de aviación sintético producido de manera sostenible.

La noticia fue anunciada el lunes 8 de febrero durante la Conferencia Internacional sobre Combustibles Sostenibles para Aviación Sintéticos, celebrada en La Haya.

Shell, productora del combustible sostenible; y KLM presentaron esta novedad durante el encuentro en el que participaron representantes políticos europeos, de la comunidad empresarial, de la industria de la aviación y ONGs.

El vuelo en cuestión se efectuó el 22 de enero desde el Aeropuerto Schiphol de Ámsterdam con destino a Madrid, con una mezcla de 500 litros de combustible sintético sostenible.

“Estoy orgulloso de que KLM haya operado el primer vuelo de la industria que utiliza combustible sintético fabricado a partir de fuentes renovables. La transición de los combustibles fósiles hacia alternativas sostenibles es uno de los mayores retos de la aviación en la actualidad. La renovación de la flota sin duda ha contribuido significativamente a la reducción de las emisiones de CO2, pero el aumento de la producción y el uso de combustible sostenible de aviación marcarán la mayor diferencia para la generación de aviones actual”, declaró Pieter Elbers, director general de KLM.

Compromiso de los Países Bajos por el cuidado ambiental.

Vale agregar que los Países Bajos están firmemente comprometidos a estimular el desarrollo y la aplicación de biocombustibles y combustible sostenible sintético para que las aerolíneas europeas puedan utilizarlo de forma completa en sus vuelos para 2050.

En ese sentido, el gobierno apoya las iniciativas para estimular su producción y uso y así hacerlo comercialmente viable. Ejemplo de ello es la construcción de la primera fábrica europea de combustible sostenible de aviación en Delfzijl (Países Bajos), en la que colaboran KLM, SkyNRG, el aeropuerto de Schiphol y SHV Energy.

Temas relacionados