NATURALEZA

Pacífico colombiano, el espectáculo cetáceo

Las ballenas jorobadas llegan cada año a las cálidas aguas del Pacífico colombiano para reproducirse, y luego, el océano ve nacer a los enormes cetáceos.

Toda la costa occidental de Colombia tiene la facultad de multiplicar el sabor de la naturaleza en la piel. Allí, la virginidad salvaje de la selva y el poderoso azote del agua contra la tierra, magnetizan a todo el que tiene oportunidad de hacer contacto con esa belleza desnuda. Hasta las ballenas regresan para hacer el amor en estas aguas, en el segundo semestre de todos los años, los visitantes del Pacífico colombiano tienen el privilegio de ver la migración de las ballenas jorobadas.

El agua del Pacífico, con un promedio de temperatura de 25º C, es ideal para que las ballenas hembras puedan dar a luz a sus hijos, por ello viajan casi 8.500 km. para estacionarse durante algunos meses en esta zona y traer a sus ballenatos al mundo. La imponencia de estos mamíferos no representa riesgo para los turistas que los observan, siempre y cuando se mantengan distancias prudenciales y se tengan en cuenta todas las medidas de seguridad.

A continuación, tres destinos ideales para hacer avistamiento de ballenas en el pacífico colombiano.

Chañaral de Aceituno.png
Chañaral de Aceituno y el avistamiento de ballenas es uno de los secretos mejor guardados de la Región de Atacama.

Chañaral de Aceituno y el avistamiento de ballenas es uno de los secretos mejor guardados de la Región de Atacama.

1. Bahía Solano, Chocó

El Parque Nacional Natural Gorgona y Bahía Málaga en Buenaventura son los sitios desde donde se puede hacer avistamiento de ballenas, a cuyo espectáculo se suman los delfines, las aves que surcan el cielo, la fuerza colorida de la selva al borde de las playas, y el silencio infinito de esta zona a la que no llegan las carreteras porque las condiciones geográficas no lo permiten.

Para tomar vacaciones en el Pacífico es necesario un fuerte deseo de conocer cosas inexploradas, la vida en toda su maravillosa desnudez, y la naturaleza impecable de la tierra sin cemento, porque lo que se descubre a orillas de Chocó, Nariño y Cauca, sólo está allá, expuesto a la soledad del océano y de la selva.

Actualmente, este lugar cuenta con una gran oferta gastronómica, turística y hotelera, donde se pueden encontrar diferentes cabañas, hostales, posadas y hoteles. En relación a su oferta gastronómica, Bahía Solano tiene varios restaurantes que mantienen la cocina típica de la región, donde su principal proteína es el pescado.

Playas en Bahía Solano.
Playa Guadualito en Bahía Solano.

Playa Guadualito en Bahía Solano.

Leer más: Bahía Solano: todo lo que debes saber antes de viajar

2. Isla Gorgona

Allí empieza la travesía, una hora en lancha esquivando las ramas entrometiéndose en el río y las violentas olas del Pacífico colombiano hasta tocar los dominios de la isla de las serpientes, el Parque Nacional Natural Gorgona, lugar dedicado al descanso, la exploración científica y la estación de paso donde llegan las ballenas jorobadas para reproducirse.

Gorgona es la isla más selvática del país, con 24 km² de ecosistemas mitad vírgenes, mitad ya explorados. En ella no habitan las hormigas diminutas de la Colombia continental, sino unas llamadas soldado, que exceden exponencialmente en tamaño a las anteriores.

Los lagartos, serpientes, insectos, aves y mamíferos también dan fe de lo salvaje que es este sitio. La playa toma el sol cubierta de conchas y piedritas, y en el día se puede hacer una ruta misteriosa por los vestigios de la Alcatraz colombiana; muros enteros que se comió la selva. En el mar se pueden practicar deportes acuáticos, bucear en los corales o darle la vuelta a la isla para visitar otros islotes cercanos y continuar observando los secretos de la naturaleza.

Para quienes deseen quedarse en la isla, Gorgona ofrece alojamientos en medio de la selva, cabañas y una nutrida infraestructura turística que se mantiene en armonía con la selva, el mar y los misterios de este tesoro natural. Las noches son bastante sombrías, y aunque las estrellas fugaces amenazan con caer encima, nunca caen.

Bahía Solano
Avistamiento de ballenas en el Pacífico colombiano.

Avistamiento de ballenas en el Pacífico colombiano.

Le puede interesar: Cinco islas por descubrir en Colombia

3. Nuquí, Chocó

En Chocó hay varios sitios maravillosos para pasar unas vacaciones. Uno de los más bellos es Nuquí, un municipio ubicado en toda la costa y a las orillas de un río que recibe su mismo nombre. El pueblito tiene un aeropuerto donde aterrizan los pequeños aviones que llegan desde Medellín. Ahí se toma una lancha hasta alguno de los alojamientos turísticos de la zona, que ofrecen un exquisito paisaje desde la selva hacia el océano.

En esta zona de la costa pacífica colombiana las olas golpean con toda la fuerza de su galope, por lo cual se ha convertido en una de las zonas ideales para practicar surf. Desde Nuquí se puede disfrutar la vida del océano, sus batallones de peces, el alzarse de las aletas de las ballenas jorobadas sobre el aire, salpicando de agua una enorme onda a su alrededor, el baile de los delfines rodeando las lanchas con su canto, el viento golpeando las palmeras, y el mar crujiendo contra las enormes rocas.

Nuquí.jpg
Pacífico colombiano: Nuquí, Colombia.

Pacífico colombiano: Nuquí, Colombia.

Leer más: Chocó, la otra cara de Colombia

Tips para hacer avistamiento de ballenas

  1. Elegir un guía local para hacer avistamiento responsable.
  2. Respetar las distancias mínimas de acercamiento (ballenas: 200 metros, delfines: 50 metros).
  3. No sumergirse o nadar en dirección hacia los animales.
  4. No arrojar objetos o basura para llamar su atención.
  5. Usar tono de voz moderado.
Dato curioso: Colombia, hace parte de uno de los cinco países megadiversos, con la presencia de 42 especies de mamíferos acuáticos, donde habitan principalmente: ballena jorobada, delfín nariz de botella, delfín moteado, delfín tornillo, entre otros.

Deja tu comentario