PANORAMA

La comida de Business Class ahora en casa

Para mantener activo a su personal del área de catering, la aerolínea Finnair está llevando al supermercado la comida de Business Class.

La pandemia del Covid-19 ha obligado a muchas empresas a buscar nuevas alternativas de negocio para paliar la crisis económica que las aqueja. En las aerolíneas, un buen ejemplo son los vuelos a ninguna parte, sobre los que me ocupé en mi anterior columna. Ahora, encuentro interesante una iniciativa de Finnair, la aerolínea de bandera de Finlandia, que –según consigna Associated Press– decidió convertir la experiencia de la gastronomía de su Business Class en platos para llevar que se venden en un supermercado del área de Helsinki.

La idea es mantener activo a su personal del área de gastronomía en un momento financieramente complicado que llevará a la compañía a deshacerse de unos 700 empleos generales, más del 10% de su plantilla, en marzo próximo. Hoy, Finnair tiene a gran parte de su nómina, cerca de 6.500 trabajadores, suspendidos. En septiembre su tráfico cayó un 91% con relación al mismo mes de 2019.

Tras asegurar que "los recortes son necesarios e inevitables”, Topi Manner, CEO de la compañía, resaltó: “La reconstrucción nos obliga a ser competitivos cuando la aviación empiece gradualmente a recuperarse. Por eso, en el futuro tendremos que hacer muchas cosas de otra manera para tener éxito en un mercado tan competitivo''.

Una de esas propuestas se llama “Taste of Finnair”, presente desde mediados de octubre en una tienda de la red K-Citymarket de un próspero suburbio de la capital finlandesa. Comidas listas para la mesa dentro de una carta que incluye carne de reno ahumada, trucha del Ártico y ternera teriyaki, entre otras exquisiteces que se venden a razón de € 10 por bandeja.

Un detalle: los productos tienen menos sal y especias de las presentes a bordo debido a que la presurización de la cabina disminuye el sentido del gusto.

Los platos son elaborados en Finnair Kitchen, en las afueras de la capital finlandesa, y el menú cambia cada dos semanas. Si la propuesta recibe cierta aceptación por parte del mercado, será llevada a otras tiendas de la cadena K-Citymarket y, como efecto colateral, la aerolínea ganará branding sobre su cocina de Business Class a costo cero.

Cabe apuntar que no es la única iniciativa en esta dirección. Recientemente, Thai Airways abrió un restaurante en su edificio corporativo en Bangkok, mientras que Singapore Airlines ofrece cenas gourmet a bordo de un Airbus A380 estacionado en el aeropuerto de Singapur.

En tiempos de crisis, todo vale.

Por ALBERTO SÁNCHEZ LAVALLE es director editorial de Ladevi Latam, la plataforma panregional de comunicaciones B2B de Ladevi Medios y Soluciones

Postea en tu Facebook